sábado, 31 de mayo de 2008

MÁS SOBRE IÑAKI OCHOA

La Ventana: El relato de la muerte del montañero Iñaki Ochoa, una historia de solidaridad humana. Hablamos con Cristina Orofino, su mejor amiga, Koldo Martínez, el médico que lo atendió, y el conocido alpinista Juanito Oyarzabal

viernes, 30 de mayo de 2008






Tenemos acento, tenemos costumbres
tenemos la nieve, el mar y las olas
tenemos el verde, que nos dan las cumbres
tenemos las piedras, volcanes y rocas

tenemos el teide, tenemos bandera
nuestra tricolor y siete sus estrellas
tenemos el cedro, tenemos tindaya
tenemos malpaso, tambien timanfaya

tenemos la isa, tenemos folias
tenemos verbenas y la romeria
escucha a una madre que a su niño arrulla
el toque por dentro, nobleza en la lucha

tenemos el nublo, tenemos caldera
tenemos alisios, tenemos la arena
tenemos el grito, q pega un envite
y san borondon, para nosotros existe

mas de cien palabras, mas de cien motivos
mas de cien razones que valen la pena
son muchas gargantas q dicen a grito
en canarias vivo, esta es mi tierra

tenemos la orquidea tenemos retama
y el pino canario que brota entre llamas
tenemos los valles, que hasta el mar se unen
tenemos los sueños, en un mar de nubes

tenemos la lluvia, tenemos la bruma
el agua salada, tenemos la espuma
tenemos historias que un viejo nos cuenta
tenemos pasado, tenemos leyenda

tenemos el gofio, con unos amigos
la papa arrugada el mojo y el vino
tenemos canciones, tenemos losones
tenemos olivo chacaras y tambores

mas de cien palabras mas de cien motivos
mas de cien razones que valen la pena
son muchos gargantas q dicen a grito
en canarias vivo, en canarias vivo y esta
y esta es mi tierra

MI TIERRA (LETRA MURGUERA)

miércoles, 28 de mayo de 2008

Siempre me gustado el montañismo. No lo practico, ni nada que se le parezca. Creo que en buena medida es por eso por lo que admiro tanto a los hombres y mujeres que arriesgan su vida intentando conquistar una cima. Hace días me conmovió la noticia de la muerte de Iñaki Ochoa, lo que decían de como era como persona, de que la gente que se había movilizado para su rescate y los gestos de solidaridad, eran sólo una muestra de lo gran tipo que era. Sé que estas cosas se dicen cuando alguien ha fallecido. Pero hace años oí a Iñaki hablando para un programa de radio llamado "Objetivo la Luna" en Radio Club y me impresionó, hubo algo en su forma de hablar de la montaña que me puso los pelos de punta. Dicen que se enamoró de la montaña por un libro que le regaló su padre y que su ilusión y su fuerza de voluntad le hizo ser uno de los mejores del mundo. A continuación posteo dos noticias relacionadas de lo mucho que se ha escrito sobre él.
Va por ti Iñaki, descansa en paz, en el sitio que más amabas, La Montaña.

Imagen del Annapurna (Himalaya)

Iñaki Ochoa se apaga en el Annapurna

Cinco días de esfuerzos indescriptibles no han servido para salvar la vida del alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza, que ha fallecido esta mañana a las 08.45 (12.30 en Nepal) en la tienda del campo 4 de la cara sur del Annapurna. Iñaki no ha muerto solo: junto a él, y desde ayer, seguía el suizo Ueli Steck hidratándole y medicándole de acuerdo a los consejos de un equipo médico reunido en Pamplona por Koldo Aldaz, Jorge Nagore y Cristina Orofino, íntimos del himalayista navarro y auténticos responsables del despliegue técnico y humano puesto en marcha desde el lunes para socorrerle.
A primera hora de la mañana, sólo había sitio para la esperanza en Pamplona: el kazajo Dennis Urubko había dejado el campo 3 con oxígeno embotellado en su mochila, un medio para mantener a Iñaki unas horas más con vida. Por debajo, en el campo 2, un médico polaco esperaba con una cámara hiperbárica e, incluso el ruso Sergei Bolotov, aquejado de un edema pulmonar se había negado a descender hasta el campo base y había vuelto sobre sus pasos hasta alcanzar el campo 3. Todo por Iñaki.

En un gesto de profundo conocimiento de lo que implica permanecer en una montaña de estas características, la familia del alpinista navarro ha solicitado a las 14 personas involucradas en el rescate que desciendan cuanto antes, máxime cuando el tiempo ha empeorado bruscamente. Sólo Urubko prestará ayuda al suizo Steck mientras la familia aplaza cualquier decisión sobre el cuerpo de Iñaki Ochoa.

Iñaki, atrapado a 7.400 metros desde el lunes, ha vivido las últimas 48 horas contra el reloj: el cuerpo humano se 'come' a sí mismo a esa altura, se degrada sin remedio. Lo sabía bien Iñaki, lo sabía su familia, los médicos y los alpinistas que han corrido montaña arriba para evitar éste desenlace. Se va uno de los himalayistas más carismáticos y comprometidos del momento. Queda una enorme lección de solidaridad.

Ayudas en vano

Ochoa de Olza, quien había renunciado a la cima por unas congelaciones en sus dos manos, sufrió el pasado día 19 un ataque que le dejó prácticamente inconsciente, un estado en el que ha permanecido durante estos días a 7.400 metros de altitud junto con su compañero rumano Horia Colibasanu. Allí permanecieron solos y sin medicación hasta que ayer llegó el primero de los alpinistas movilizados para su rescate, el montañero suizo Ueli Steck, quien le prestó asistencia médica siguiendo las instrucciones que le transmitía por radio un equipo médico.

En ese momento, Colibasanu, quien también sufría problemas de salud, emprendió el descenso. La llegada de Steck hizo que los allegados al montañeros no perdieran la esperanza de que éste pudiese recuperarse, lo que finalmente no ha sido posible. Además se da la casualidad de que hoy había salido un segundo helicóptero en busca del montañero, la última de las gestiones que habían realizado y que, según han lamentado, "ha llegado demasiado tarde".

Ahora, según han apuntado dichas fuentes, lo importante es ayudar a bajar de la montaña, donde hace muy mal tiempo, a quienes han ido a ayudarle y que "han dado mucho más de lo que nadie está dispuesto a dar por él". Ochoa de Olza era un montañero experimentado con treinta expediciones al Himalaya y 15 ochomiles en su haber, según se indica en su página web, en la que se destaca que fue el primer español en escalar un ochomil en 24 horas y poseía el récord español de ascenso en el Aconcagua (5 horas y 45 minutos) hasta el año 2004.

ÓSCAR GOGORZA - Madrid - 23/05/2008
Publicado en El Pais Digital

"La cima traidora"


Antes de conocer a Iñaki Ochoa de Olza creía que los himalayistas eran tipos sofisticados, por supuesto patrocinados, pagados de sí mismos. Muchos obedecen a éste perfil, es cierto, aunque Iñaki se encargó bien pronto de romper estos estereotipos. En el monte, viajaba con camisetas descoloridas, guantes sospechosamente ajados y mallas agujereadas. Un profesional sin contrato, ingresos ni logotipos que lucir. Un tipo ajeno al qué dirán. Vivía en el límite de lo que la austeridad da de sí, pero pronto supe que las ropas que le vestían eran, en realidad, trofeos: un gorro regalado por un famoso alpinista norteamericano, las mallas de un escalador mexicano, las gafas de un ruso?
"Toda la vida suplicando un patrocinio, y ahora que lo tengo me mandan tanta ropa que no me da tiempo ni a abrir las cajas", se reía recientemente. Pero un año antes, tuvo que renunciar a las carreras de esquí de montaña porque no podía asumir el coste de las inscripciones. Después de 20 años escalando 'ochomiles', alguien se dio cuenta de que el hombre merecía una ayuda y, de pronto, se vio con dos patrocinadores dispuestos a invertir en él, amén de un fabricante de material que le inundaba la casa con chaquetas de pluma. "Y, encima, me sobrán unos dos mil euros al año para mis cosas", se partía de risa.

Mientras, trabajó como guía en el Himalaya, mandando en dos ocasiones a paseo y sin despeinarse a sus impresentables jefes. "Mejor libre y pobre, que con dinero y amargado", solía decir. Difícil conocer a una persona más despreocupada ante las grandes incógnitas de lo cotidiano: ¿me compraré un todoterreno? ¿Llegaré a fin de mes? ¿Me renovarán el contrato? ¿Tendré plaza de garaje? La vida a salto de mata fue una constante en la existencia de Iñaki Ochoa, al que sólo una vez vi angustiado: operado de una rodilla, temía no restablecerse a tiempo para acudir a su cita con el Himalaya.

En las bodas de sus amigos, reunía una camisa de un hermano, los zapatos del otro, y sus vaqueros preferidos y acudía "disfrazado" a la ceremonia conduciendo el Nissan Micra más exprimido de la historia. Para las ocasiones especiales, llegó a comprarse una camisa?pero de un fabricante de ropa de montaña, por si las moscas. A fuerza de verle en la montaña, costaba ubicarle en otras coordenadas, pero siempre se despedía de sus amigos navarros cenando un bocadillo en el bar Zokoa.

Nunca le tuvo aprecio al Annapurna, la montaña en la que falleció su amigo Anatoli Boukreev. "Es una cima traidora", dijo al poco de renunciar en su cara norte el pasado año. Una placa será colocada en su recuerdo. Hará compañía a la que sirvió para despedir a Boukreev.

ÓSCAR GOGORZA - Madrid - 23/05/2008
Publicado en El Pais digital.

viernes, 9 de mayo de 2008






Uh oh uh oh
Uh oh uh oh uh oh uh oh [x4]

I'm in the club tonight kicking back
(so what's up?)
Just chillin'
Ain't no question that this pretty girl wanna be all up in it
I'm in the mood tonight to get it crunk alright, get my grind on yeah
Ain't no holding back cos it's a fact you're the girl I'm feelin'
You look so sexy when you're dancing
When you dip it low then flip it back to front and?
Ooh I like the way you got your eyes on me
Maybe we could work it
But don't stop what you're doing tho

Maybe we can fly
Way up to the sky
Baby we can go
Anywhere you like
Baby we can move
Ain't got nothing to lose
Girl we can do this
Anyway you want it

Oh girl
Sexy to me
Oh girl
I like the way you work it work it on me
Oh girl
Sexy to me
Oh girl
I like the way you work it work it on me

All my fellas and my girls and
All my hustlers making money time to fall in
Ooh you're so damn sexy want the world to know
This girl got me open
Ain't gon' front 'cos I like her so

Maybe we can fly
Way up to the sky
Baby we can go
Anywhere you like
Baby we can move
Ain't got nothing to lose
Girl we can do this
Anyway you want it

Oh girl
Sexy to me
Oh girl
I like the way you work it work it on me
Oh girl
Sexy to me
Oh girl
I like the way you work it work it on me

Uh I know you like it girlfriend come on
As I watch you from across the bar
You shine girl
Ooh it's something 'bout the way you move
You feel me
Makes a brother wanna slide up right up next to you
Come on

Girl you know this man's got his eyes on you
Temperature rise can you feel it too
When I look at you
Don't wanna lose my cool
But baby I can't help it

Oh girl
Sexy to me
Oh girl
I like the way you work it work it on me
Oh girl
Sexy to me
Oh girl
I like the way you work

viernes, 2 de mayo de 2008




Is it getting better?
Or do you feel the same?
Will it make it easier on you now?
You got someone to blame
You say
One love
One life
When it's one need
In the night
One love
We get to share it
Leaves you baby if you
Don't care for it

Did I disappoint you?
Or leave a bad taste in your mouth?
You act like you never had love
And you want me to go without
Well it's

Too late
Tonight
To drag the past out into the light
We're one, but we're not the same
We get to
carry each other
carry each other
One

Have you come here for forgiveness?
Have you come to raise the dead?
Have you come here to play Jesus?
To the lepers in your head

Did I ask too much?
More than a lot.
You gave me nothing,
Now it's all I got
We're one
But we're not the same
See we
Hurt each other
Then we do it again
You say
Love is a temple
Love a higher law
Love is a temple
Love is a higher law
You ask me to enter
But then you make me crawl
And I can't keep holding on
To what you got
When all you've got is hurt

One love
One blood
One life
You got to do what you should
One life
With each other
Sisters and my
Brothers
One life
But we're not the same
We get to
Carry each other
Carry each other

One...
One...

extended version

Can You hear us coming Lord
Can You hear us call
Feel us knocking
We're knocking at Your door
"Debo leer en el mar la lección de lo inmenso y renombrar el color que la vida me enseña debo saber respirar un oxígeno fresco y regresar a ese sol que contigo me espera"

Silvio Rodríguez