domingo, 25 de noviembre de 2007

lunes, 19 de noviembre de 2007


Y me atreví y me lancé y volé hacia lo desconocido...

Creí que estaría sólo en el viaje, pero había más aves migratorias. Temerosas y esperanzadas.

Nos ayudamos durante el trayecto, nos curábamos las heridas del camino.

El viaje ha sido y es duro. Viento y lluvia, sol y viento a favor, pero merece la pena arriesgar y volar; tirarse sin miedo al abismo, sabiendo que alguien te va a recoger. Sabiendo que tienes a alguien a quién recoger.

Banot Mito

domingo, 18 de noviembre de 2007

miércoles, 14 de noviembre de 2007

martes, 13 de noviembre de 2007

Párense y disfruten. Es una joya

Un sueño cumplido por segunda vez

Cuando somos adolescentes solemos tener sueños sencillos. Recuerdo que con quince años descubrí a Silvio. Encontraba en su música la rebeldía y la poesía que mi alma necesitaba. Sus letras cargadas de mensaje, de amor romántico, de protesta...
Los acordes de su guitarra, sus punteos, su voz aguda llena de lirismo de trovador, entran en mi alma y me elevan. Eso me sucedió el domingo en el Pabellón Santiago Martín. Silvio...Diré tan sólo que, cuando a un artista se le llama por su nombre y sin apellido, como quien habla de un amigo, entonces significa que ese artista ha logrado trascender su propia humanidad.
Por segunda vez he visto al TROVADOR en directo y fue maravilloso, mágico, sublime...
Otra vez un sueño de juventud cumplido.

Gracias Silvio por haberme hecho sentir, enamorarme, emocionarme con tus poemas hechos canciones que permanecen indelebles en mi alma.

domingo, 11 de noviembre de 2007

La Iglesia

Soy cristiano, creyente y practicante en algunas parroquias. Digo esto para que no haya equívocos.
Escribo este post a colación del que ha escrito mi gran amigo y hermano Efrén en su blog referente a la campaña de la Conferencia Episcopal.
Estoy totalmente en contra a dicha campaña y cada vez estoy más convencido de que si Jesús regresara hecho hombre, empezaría a echar a diestro y siniestro desde los obispos hacia arriba y se quedaría sólo. Lo de la Conferencia Episcopal Española es una VERGÜENZA, no sólo por estas campañas para recaudar dinero y que los contribuyentes marquemos la casilla de la iglesia en la declaración de la renta, es que además, tiene una emisora de radio en la que lo único que se hace es insultar, y mentir.
A lo de las mentiras del 11M, y la manera vulgar de hacer radio de Jiménez Losantos, con insultos de la peor bajeza, ahora se une (átense los machos) la nueva VISACOPE.

VIVA EL VOTO DE POBREZA.

Es una pena que no llegue la Iglesia de barrio, los curas que curran con pobres, drogadictos, inmigrantes, etc, a esos la Conferncia Epsicopal les cierra la parroquia de Vallecas.
Es una pena que se ignore a monjas y curas que curran en misiones en el tercer mundo con grave peligro entre guerras y enfermedades, a cambio se protege a curas pederastas.
Sí yo me alejo, el no practicante que creen que hará?

martes, 6 de noviembre de 2007

Te quitabas la faja de la cintura, te arrancabas las sandalias, tirabas a un rincón tu amplia falda, de algodón, me parece, y te soltabas el nudo que te retenía el pelo en una cola. Tenías la piel erizada y te reías. Estábamos tan próximos que no podíamos vernos, ambos absortos en ese rito urgente, envueltos en el calor y el olor que hacíamos juntos. Me abría paso por tus caminos, mis manos en tu cintura encabritada y las tuyas impacientes. Te deslizabas, me recorrías, me trepabas, me envolvías con tus piernas invencibles, me decías mil veces ven con los labios sobre los míos. En el instante final teníamos un atisbo de completa soledad, cada uno perdido en su quemante abismo, pero pronto resucitábamos desde el otro lado del fuego para descubrirnos abrazados en el desorden de los almohadones, bajo el mosquitero blanco. Yo te apartaba el cabello para mirarte a los ojos. A veces te sentabas a mi lado, con las piernas recogidas y tu chal de seda sobre un hombro, en el silencio de la noche que apenas comenzaba. Así te recuerdo, en calma.
Tú piensas en palabras, para ti el lenguaje es un hilo inagotable que tejes como si la vida se hiciera al contarla. Yo pienso en imágenes congeladas en una fotografía. Sin embargo, ésta no está impresa en una placa, parece dibujada a plumilla, es un recuerdo minucioso y perfecto, de volúmenes suaves y colores cálidos, renacentista, como una intención captada sobre un papel granulado o una tela. Es un momento profético, es toda nuestra existencia, todo lo vivido y lo por vivir, todas las épocas simultáneas, sin principio ni fin. Desde cierta distancia yo miro ese dibujo, donde también estoy yo. Soy espectador y protagonista. Estoy en la penumbra, velado por la bruma de un cortinaje traslúcido. Sé que soy yo, pero yo soy también este que observa desde afuera. Conozco lo que siente el hombre pintado sobre esa cama revuelta, en una habitación de vigas oscuras y techos de catedral, donde la escena aparece como el fragmento de una ceremonia antigua. Estoy allí contigo y también aquí, solo, en otro tiempo de la conciencia. En el cuadro la pareja descansa después de hacer el amor, la piel de ambos brilla húmeda. El hombre tiene los ojos cerrados, una mano sobre su pecho y la otra sobre el muslo de ella, en íntima complicictad. Para mí esa visión es recurrente e inmutable, nada cambia, siempre es la misma sonrisa plácida del hombre, la misma languidez de la mujer, los mismos pliegues de las sábanas y rincones sombríos del cuarto, siempre la luz de la lámpara roza los senos y los pómulos de ella en el mismo ángulo y siempre el chal de seda y los cabellos oscuros caen con igual delicadeza.
Cada vez que pienso en ti, así te veo, así nos veo, detenidos para siempre en ese
lienzo, invulnerables al deterioro de la mala memoria. Puedo recrearme largamente en esa escena, hasta sentir que entro en el espacio del cuadro y ya no soy el que observa, sino el hombre que yace junto a esa mujer. Entonces se rompe la simétrica quietud de la pintura y escucho nuestras voces muy cercanas.


Isabel Allende "CUENTOS DE EVA LUNA"

domingo, 4 de noviembre de 2007

DOS DÍAS EN MADRID


Tengo unos amigos increíbles. Un grupo al que no llevo diez años unido. Es un grupo al que he llegado por casualidad; después de ir poco a poco rompiendo con el pasado; dejándolo atrás por voluntad propia. Somos ocho cuatro chicas y cuatro chicos. Gente sana, buena gente. Siete personas que me han acogido y abrazado, que me han respetado y animado sin agobiarme en los malos momentos. Ellos me dicen que es difícil no quererme, pero es que soy muy feliz cuando comparto cualquier cosa con ellos; una cena en un guachinche, unas cervezas en un bar, una peli de dvd o un cine. Es gente sencilla trabajadora, madura, que se han currado el estar dónde están.

En los momentos por los que he pasado este último año uno descubre la clase de personas que le rodea, y yo he descubierto que tengo mucha suerte.
Este finde, después de estas dos semanas durísimas de tensión con lo de Luchi; estos amigos me han llevado a Madrid. Se han puesto de acuerdo con mi familia para hacerme una maleta, me llevaron al aereopuerto y a disfrutar de mi ciudad favorita. Sólo pude pagar una cena y porque no se dieron cuenta. Joer una gozada. Fui al musical "Hoy no me puedo levantar" (me encantó, muy bonito, música de mi época), luego juerguita, local de música negra, grandes amigos, y el amor que se va asentando y haciéndome feliz (cada día te quiero más).
GRACIAS CHICOS SON LO MEJOR QUE ME HA PASADO ESTE AÑO. UN BESO Y UN ABRAZO PARA TODA LA VIDA.

jueves, 1 de noviembre de 2007

1er Asalto


Hemos ganado el primer asalto. Me ha sobrecogido, asombrado y enorgullecido, la fortaleza de Lucía. Sé portó como una campeona. Cuando sólo había pasado una hora de la intervención, ya estaba dando guerra. No sé quejaba, apenas lloró un poco y enseguida recuperó su alegría.

Ahora sólo nos queda esperar los análisis del tumorcillo dichoso de los co... y perdonen mi ordinariez. Pero Cabrón mi hija te ganó la primera batalla!!!


Muchas gracias a todos por el apoyo.
"Debo leer en el mar la lección de lo inmenso y renombrar el color que la vida me enseña debo saber respirar un oxígeno fresco y regresar a ese sol que contigo me espera"

Silvio Rodríguez